Los recibidores, habitualmente, son esas zonas descuidadas, reducidas y sombrías que, no obstante, suponen la carta de presentación del hogar. La calidez parte como regla máxima de cualquier bienvenida y, por ende, debemos cerciorarnos de que cualquier antesala posea óptimos niveles de orden y amplitud. Así, decoración e iluminación desempañan un papel muy importante. Como tienda de alfombras y expertos en decoración, te ofrecemos algunos consejos para que si estás pensando en hacer reformas en casa, tu recibidor triunfe:

– Vístelos con un mueble sencillo, funcional, que acoja lo indispensable y quite de vista las habituales llaves, carteras, gafas o bolsos. Cuando vayas a tu tienda de bricolaje de confianza, apuesta por tonos especialmente claros, pues darán un mayor efecto de amplitud, también potenciado, por ejemplo, con espejos.

– La luz adecuada en este tipo de espacios es la indirecta: apliques simétricos sobre la pared, lámparas reguladoras que enfoquen hacia el techo… Una luminosidad en dispersión, siempre tenue, suave, tamizada. 

– Evita cualquier atisbo de sombras o espacios con oscuridad remarcada (rinconeras).

– No abuses de cuadros ni de elementos demasiado orlados.

– El uso de alfombras pequeñas o alfombras a medida te aportarán ese toque acogedor y armónico tan suficiente y necesario. Un diseño rayado alargará el espacio. Los tonos similares al del techo lo ensanchará. Eso sí, al ser un lugar de paso, emplea siempre materiales de cómoda y rápida limpieza.