Una sala de estar debe de ser acogedora y muy cálida (que no calurosa). Debe de transmitir esa sensación de refugio que todo el mundo espera encontrar al llegar a casa. Y, para eso, hay ciertos trucos que ayudan mucho a conseguirlo.

Cuida tu sofá

Todo el mundo quiere estar cómodo en el sofá de su casa y eso implica siestas, películas con palomitas y niños jugando. Con este ajetreo es normal que la tapicería no se vaya a mantener limpia e intacta durante mucho tiempo. Las fundas para sofás, no solo consiguen darle un aspecto mucho más acogedor al sofá, también ayudan a que se vea siempre impecable.

Las alfombras

Es otro elemento importante en cualquier sala de estar. Una habitación sin cortinas y sin alfombras siempre se verá desnuda por muchos muebles que tenga, así que es imprescindible vestir las ventanas, como veremos en el siguiente punto, y también los suelos tan y como veremos ahora.

Escoge la alfombra en función del uso que le das a la sala. Si tienes niños a los que les encanta tirarse en el suelo a jugar, puedes apostar por una mullida de mucho pelo. Si tienes mascotas y te encanta que estén en la sala contigo, escoge alfombras sin pelo, como las de fibras vegetales, que resultan mucho más fáciles de aspirar y de limpiar.

Pero, en todo caso, escoge alfombras en función de las fundas que has escogido para tu sofá. Según la linea decorativa que hayas escogido puedes hacer que ambas cosas tengan el mismo color o que vayan en contraste para destacar una por encima de la otra. Actualmente, existen varias tendencias en alfombras. La más llamativa anima a montar varias diferentes cubriendo en la totalidad el suelo de la sala.

Las cortinas

Las cortinas es el último punto textil que acaba de vestir a una sala de estar y hay que escogerlas en función de gustos y también en función de espacio. Una sala pequeña se verá mucho mejor con unos estores que con unos cortinones fruncidos que ocupen más espacio. Y la sensación de calidez de hogar será exactamente la misma.

Apuesta por cortinas o estores fáciles de limpiar, atractivos y que combinen con el resto de elementos de tu sala para conseguir un aspecto muy agradable que haga que cuando entres en tu sala de estar, sientas que estás entrando en el lugar más agradable de tu mundo.